Dar a conocer un producto, negocio, empresa o servicio. Ese es uno de los principales objetivos del vídeo corporativo, pero no es el único. Tampoco la única razón para realizarlo, ni su única ventaja. Veremos algunas de ellas, muy atractivas para cualquier organización, que permiten mejorar la presencia en la web de forma muy poderosa.

¿En qué consiste un vídeo corporativo? Normalmente dura entre uno y tres minutos, y tradicionalmente se publica en la web corporativa o blog de la empresa que se quiere dar a conocer.

No se debe confundir con un vídeo promocional El vídeo corporativo ofrece un valor añadido o utilidad sobre el promocional, ya sea una función de formación, información o motivación.

1. Llegar a más personas a través de múltiples canales

La comunicación en imágenes puede llegar a ser muy efectiva y poderosa. Parte de esa efectividad es que es capaz de llegar a muchas personas. Millones de usuarios están conectados a internet, buscando contenido audiovisual de interés. Llegar a ellos con un vídeo que explique de forma clara y cercana quiénes somos, siempre supondrá un valor añadido.

Además, los vídeos no solamente se consumen, sino que también se comparten y viajan a través de la red. Aprovecharlo para publicarlo en plataformas como Vimeo o YouTube nos permitirá llegar a más personas. Incluso puede usarse en las redes sociales corporativas o enviarse a través de comunicaciones por e-mail a newsletters. Por supuesto, son una forma perfecta de llegar no solo a potenciales clientes, sino a los que ya tenemos, y fidelizarlos.

2. Mostrar nuestro lado cercano e inspirar confianza

Una imagen en la que aparezcan portavoces, empleados de la compañía, instalaciones u oficinas… Permite mostrarnos tal y como somos al exterior. Pareceremos no solo más cercanos, sino también de alguna forma más tangibles.

Un vídeo es capaz de conectar de forma poderosa con los usuarios, y resulta mucho más sencillo para transmitir emociones y humanizar la imagen corporativa.

3. Mejorar el SEO y posicionamiento

Al subir un vídeo en nuestra web, estaremos consiguiendo que aumenten los minutos vistos en el sitio por parte de los usuarios. Y esto es algo muy beneficioso ya que consigue reducir la tasa de rebote, haciendo que nuestro SEO mejore notablemente.

Además, al realizar un vídeo corporativo, lo habitual es compartirlo en las redes sociales. Entre ellas, las platafomas de vídeo. Crear canales de YouTube o Vimeo para compartir los vídeos es otra de las formas de aumentar la productividad y rentabilidad de los vídeos.  Desde la propia descripción de los vídeos, se pueden enlazar links hacia nuestras webs o blogs corporativos, permitiendo así subir más posiciones en los buscadores como Google. Es importante en este sentido optimizar las palabras clave  – keywords – que queremos posicionar.

Los vídeos de YouTube se posicionan en Google muy bien, ya que tiene un potente motor de búsqueda, y está imbricado en el del buscador.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − diez =